Archivo de la etiqueta: maíz

Lanzamiento de la etiqueta ‘Soja Responsable’ enfrenta enorme oposición

LANZAMIENTO DE LA ETIQUETA ‘SOJA RESPONSABLE’ ENFRENTA ENORME OPOSICION

BRUSELAS (BELGICA), 9 de junio de 2010 – Hoy una conferencia de la Mesa Redonda de Soja Responsable (MRSR) en San Pablo, Brasil, pretende lanzar un esquema para etiquetar soja ‘responsable’ pero la propuesta no detendrá la deforestación, advirtieron hoy en una carta 235 grupos de todo el mundo. [1]

Los 235 grupos, entre ellos Amigos de la Tierra Internacional y Corporate Europe Observatory, escribieron para oponerse al esquema de certificación de la MRSR, dicendo que la nueva etiqueta no detendrá la deforestación y que ademas podría facilitar que el aceite de soja sea utilizado para cumplir con las metas de agrocombustibles de la Union Europea.

Esto a pesar de la evidencia que el agrocombustible biodiesel hecho a partir de la soja es peor para las emisiones climáticas que los combustibles fósiles.. [2]

El esquema también etiquetará la soja transgenica, o genéticamente modificada (GM), como ‘responsable’, a pesar de la creciente evidencia de sus riesgos para la salud humana y el medio ambiente. La soja GM resistente al herbicida glifosato está aumentando el uso de otros químicos peligrosos ya que los yuyos desarrollan resistencia al glifosato.[3]

Estos químicos han tenido impactos devastadores en comunidades locales en América del Sur. La expansión de la soja también ha provocado desalojos violentos de pequeños productores. [4].

El etiquetado de la MRSR también fue rechazado por importantes actores en la industria de la soja en Brasil, como ABIOVE y APROSOJA, que se niegan a firmar siquiera para flexibilizar las normas sobre la prevención de la deforestación. [5]

Kirtana Chandrasekaran de Amigos de la Tierra Internacional dijo:

«Este esquema es una farsa – le pondrá una etiqueta de ‘responsable’ a la soja genéticamente modificada plantada en tierras deforestadas. Las empresas que la utilizan simplemente harán enfadar a la sociedad civil y a los consumidores en Europa y América del Sur, que exigen alimentos libres de transgénicos y soluciones genuinas a la deforestación y al cambio climático».

Grandes extensiones de selva tropical y pradera son destruidas cada año en América del Sur debido a la producción de soja a gran escala para alimento animal y agrocombustibles en Europa. [6].

La cría intensiva de ganado en Europa depende de la importación de soja barata para alimento animal, lo que provoca contaminación, impactos en la salud y pérdida de sustento en el medio rural. La soja también es importada para utilizar como agrocombustible.

Kirtana Chandrasekaran agregó:

«En lugar de poner una etiqueta de ‘responsable’ a un producto irresponsable, debemos revisar la cría de ganado intensiva en Europa. Esto sería una buena noticia para los productores, consumidores y para el medio ambiente y disminuiría la huella de carbono mundial de Europa. Necesitamos actuar para lograr esto, no una estafa ecológica».

Nina Holland de Corporate Europe Observatory en Bruselas, dijo: «En América del Sur las comunidades están luchando contra la expansión de la soja que se apropia de cada vez más tierras y recursos. Tan solo empresas como Monsanto y Cargill se benefician de la producción industrial de soja y también son la principal fuerza detrás de esta etiqueta de lavado verde».

Amigos de la Tierra Europa, Amigos de la Tierra Internacional, Corporate Europe Observatory y otras 235 organizaciones solicitan:

* Que se eliminen progresivamente las plantaciones industriales de soja y en su lugar se promuevan sistemas de producción agroecológica de cultivos locales

* Reformas agrarias reales y derechos de la tierra en los países donde se produce soja

* Disminuir el consumo excesivo y el derroche en el mundo industrializado

* Abandonar la producción intensiva de carne, productos lácteos y huevos y cambiar hacia sistemas de ganado en pie de bajo costo

* Detener la promoción de la producción de agrocombustibles como una solución al cambio climático para los países ricos y en su lugar desarrollar mejores sistemas de transporte que disminuyen la demanda de energía y combustible.

POR MAS INFORMACION CONTACTAR

Martin Drago, Co-coordinador del Programa de Soberanía Alimentaria de Amigos de la Tierra Internacional

Tel: (+ 5982) 9022355 ­ 9082730 y celular en Uruguay: (+ 598 99) 138559 o por correo martin.drago

Nina Holland , Corporate Europe Observatory, Tel: +31 630 285 042 (movil holandés) o por correo nina

En inglés:

Kirtana Chandrasekaran, Co-coordinadora del Programa de Soberanía Alimentaria de Amigos de la Tierra Internacional

Tel: +44 (0) 20 7566 1669 y +44 (0) 79619 86956 (Inglaterra)

NOTAS

[1] Según los principios previamente acordados de la MRSR, la soja «responsable» puede ser cultivada en tierra que haya sido deforestada desde mayo de 2009. La soja «responsable» incluso puede ser cultivada en tierra que será deforestada en el futuro. Ver www.responsiblesoy.org

[2] La MRSR está intentando ganar acreditación en virtud de la Directiva de Energía Renovable (RED) de la UE que contiene la meta de 10% de producción de agrocombustibles ampliamente rechazada. Sin embargo, investigaciones recientes de la Comisión Europea demuestran que los agrocombustibles producidos a partir de la soja pueden provocar 4 veces más emisiones que los combustibles fósiles. Ver «Soy production and certification: the case of Argentinean soy-based biodiesel», Tomei, Semino et al, 2010.
Por más información sobre los impactos de la MRSR y la lista completa de las 235 organizaciones firmantes, ver:

www.corporateeurope.org/system/files/files/openletter/2010_RTRS+Letter+-+Final-signatures+%281%29.pdf

[3] Cifras del Departamento de Agricultura de Estados Unidos indican que 26% más pesticidas son utilizados en los cultivos GM en comparación con los cultivos convencionales. En Brasil, el uso de glifosato aumentó casi 80% en los años de plantación. Ver http://www.foeeurope.org/press/2008/Feb13_GM_crops_pesticide_poverty.html

[4] Por más información sobre los impactos ambientales y sociales de la soja, ver: www.foe.co.uk/resource/briefings/livestock_impacts.pdf

[5] ABIOVE – representa al 72 por ciento del volumen de soya procesado en el estado de Mato Grosso – responsable de alrededor de 30 por ciento de la producción nacional en Brasil, le dio la espalda a la MRSR debido a discrepancias sobre la inclusión de una cláusula muy débil sobre deforestación. Ver www.nevedi.nl/UserFiles/File/ABIOVE%20uit%20RTRS.pdf

[6] La UE utiliza más de 16 millones de hectáreas de tierra de cultivo cada año, en su mayoría de América del Sur, para alimentar a su ganado y cada vez más para el combustible de sus autos.
Ver www.foe.co.uk/resource/briefings/livestock_impacts.pdf

Se abre debate cubano sobre transgénicos

Patricia Grogg entrevista al agroecólogo FERNANDO FUNES-MONZOTE * – IPS/IFEJ

Quien crea que la introducción de transgénicos es un problema exclusivo de la ciencia, se equivoca, afirma en esta entrevista exclusiva el agroecólogo cubano Fernando Funes-Monzote.

LA HABANA, 4 oct (Tierramérica).- La siembra en varias provincias de Cuba de un maíz transgénico obtenido por el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología pone en riesgo la biodiversidad y contradice el esquema de producción agrícola promovido por el propio gobierno, advirtió el agroecólogo cubano Fernando Funes-Monzote.
Funes coordinó en septiembre un encuentro de especialistas preocupados por el tema con directivos y personal del Centro Nacional de Seguridad Biológica y de la Oficina de Regulación Ambiental y Seguridad Nuclear, una de las instituciones encargadas de conceder licencia para este tipo de cultivos.
En esa cita, los expertos pidieron interrumpir esos cultivos hasta tener mayor información y una discusión profunda de la sociedad sobre su impacto ambiental y sanitario.
La reunión fue considerada el primer espacio oficial abierto a las inquietudes de un sector de la comunidad científica cubana por la liberación de organismos genéticamente modificados en el agro de este país caribeño.

IPS: El cultivo de esta variedad transgénica, la FR-Bt1, comenzó en 2008, pero ya desde antes se conocían opiniones adversas. ¿Por qué solo ahora se pide una moratoria que dé lugar a un análisis de ventajas y desventajas?
FERNANDO FUNES-MONZOTE: El tema estuvo silenciado, pero en 2008 se disparó la alarma cuando se sembró, como ensayo de campo, una hectárea que daría lugar a la siembra de 50 hectáreas como antesala para la expansión del cultivo en 2009 a 6.000 hectáreas en varias provincia
Hasta ese momento se pensaba que el trabajo con organismos modificados genéticamente se mantendría en los laboratorios en tanto se tuvieran todas las evidencias de que no causarían daños al ambiente y la salud humana.
En el momento actual creemos que una moratoria permitiría contar con el tiempo necesario para tomar decisiones más conscientes y reflexionar con la participación de toda la sociedad. Quien crea que este es un problema exclusivo de la ciencia y que los decisores tienen la última palabra, se equivoca.
IPS: ¿Considera que se violaron normas y regulaciones?
FFM: Se está violado el principio precautorio. Es decir, no hay información visible, pública, que nos permita conocer que se tomaron todas las precauciones, y partimos del hecho de que los que tomaron la decisión pudieron haberse equivocado.
Este año es un momento crucial para que se reconsidere la expansión y mantenimiento de este cultivo, porque vence la licencia otorgada por la Oficina de Regulación. Pero nos alertaron de que no es competencia de ellos plantear una moratoria y que la decisión de liberar este maíz tuvo un componente técnico y otro político.
IPS: ¿Cree posible que se detenga un proceso que ya parece bastante avanzado?
FFM: Una moratoria permitiría establecer un proceso de consulta y debate en la sociedad. Hay una decisión política que tomar y también un riesgo político que correr, porque se está viendo a Cuba como promotora de los transgénicos que el mundo progresista rechaza.
Y no sólo se rechaza por la repercusión del dominio de las transnacionales, sino por el impacto de la tecnología que en la agricultura puede tener efectos adversos en grandes masas de la población y atenta contra el frágil equilibrio biológico. IPS: ¿Qué extensión alcanza el cultivo de esta variedad resistente al gusano cogollero (Spodoptera frugiperda) y tolerante a herbicidas? ¿En qué condiciones se ha sembrado?
FFM: No se ha informado la extensión para este año. Según la licencia, se puede cultivar la variedad FR-Bt1 en predios desde La Habana hasta Camagüey (una distancia de 534 kilómetros). Se excluye la occidental Pinar del Río y la región oriental, pero ¿quién podría asegurar que las semillas no han cruzado estas fronteras?
No se conocen los resultados ni cuántas áreas fueron sembradas en total. Hubo un encuentro en el Centro Nacional de Seguridad Biológica para informar sobre el resultado del primer año de cultivo, pero no quedó nada escrito sobre el asunto. Sin dudas ha habido falta de transparencia en todo este proceso, que compete a toda la sociedad.
IPS: ¿Pero usted y otros expertos han podido observar directamente en el campo cómo se está desarrollando esta siembra de maíz transgénico?
FFM: Por lo que vi en (la central) Sancti Spíritus puedo afirmar que no se están teniendo en cuenta las orientaciones de seguridad biológica. Es decir, la tecnología no se está aplicando como originalmente se concibió, lo que pone en riesgo las variedades tradicionales de maíz y, como afirman sus promotores, provoca “la muerte de la tecnología”.
No todos los campesinos están siguiendo las indicaciones tecnológicas, ni tuvieron la debida capacitación o asistencia técnica. Vimos que algunos se han pasado la semilla de unos a otros, la siembran sin precaución alguna y desconocen las condiciones claramente definidas por el Centro Nacional de Seguridad Biológica.
IPS: ¿Cuáles son los principales riesgos que tiene la aplicación de esta tecnología en las condiciones de Cuba?
FFM: El riesgo fundamental para el movimiento agroecológico, que tiene ya unos 20 años en nuestro país, está en la expansión de una tecnología que atenta contra la diversidad y reduce la capacidad de las variedades criollas para adaptarse, por ejemplo, al cambio climático, a la sequía, o a cambios de temperatura.
La producción de maíz en Cuba, como el resto de la producción agropecuaria, enfrenta muchos otros retos y es erróneo pensar que los transgénicos incrementarán el rendimiento.
Sobre eventuales daños a la salud humana, es necesario hacer pruebas que demuestren que este maíz transgénico realmente puede ser consumido sin peligro en los hogares cubanos. Si esas comprobaciones fueron realizadas, deberían estar disponibles.

* Este artículo es parte de una serie de reportajes sobre biodiversidad producida por IPS, CGIAR/Bioversity International, IFEJ y PNUMA/CDB, miembros de la Alianza de Comunicadores para el Desarrollo Sostenible (http://www.complusalliance.org).

http://www.tierramerica.info/nota.php?lang=esp&idnews=3759

La corporación Monsanto “regala” 475 toneladas de semillas transgénicas a Haití

De mal en peor para el pueblo de Haití que, después de ser sacudido en enero por un brutal terremoto, este se convierte en la excusa perfecta para que los escurridizos brazos de Monsanto ofrezcan su supuesta ayuda con un regalo de 475 toneladas de semillas genéticamente modificadas. Este regalo ha sido respaldado por la embajada de Estados Unidos en Haití.
Habría que preguntarle a los haitianos si saben que esta misma compañía se dedica subrepticiamente a las armas biológicas y fabricó el famoso Agente Naranja que en Vietnam envenenó tanto a vietnamitas como a soldados de EUA.
¿Saben los haitianos que estas semillas han sido declaradas como peligrosas en varios países? Normalmente las semillas vienen junto con un herbicida llamado «Roundup» que contiene glifosato, contaminante del agua, aunque Monsanto insiste en que es biodegradable. La Academia Americana de Medicina Ambiental concluyó que estudios en animales demuestran una relación causal entre alimentos modificados genéticamente y la infertilidad, el envejecimiento acelerado, insulina disfuncional, alteraciones en órganos y problemas inmunológicos. El documental «The Corporation» denunció lúcidamente las atroces prácticas de empresas como Monsanto, la cual incluso ha llevado al suicidio masivo a agricultores en la India. Y el sitio Alternet.org ha estado documentando la oscura realidad de la comida en Estados Unidos.
Mientras tanto, en un poco de humor negro, Linda Fischer, ex empleada de Monsanto, ha sido nombrada directora de la Agencia para la Protección del Medio Ambiente de Estados Unidos (EPA). Y Michael Taylor, quien fuera vicepresidente y principal cabildero de Monsanto ante el Congreso de Estados Unidos, ha sido nombrado Consejero al Comisionado de la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) por el presidente Barack Obama. El Huffington Post escribre sobre Taylor: «La persona que puede ser responsable por la mayor cantidad de muertes y enfermedades relacionadas con alimentos en la historia ha sido nombrada zar de seguridad en los alimentos de Estados Unidos. No es broma».
Según el Center for Reaseach on Globalization, las semillas son sólo la carnada, públicamente un regalo, y los granjeros tendrán que darle regalías a esta oscura empresa, que quizás ahora quiera afincarse en la tierra del vodú con sus semillas.

Fuente:
http://pijamasurf.com/2010/05/monsanto-hace-vudu-al-mismo-haiti-regala-475-toneladas-de-semillas/
http://pijamasurf.com/2009/07/obama-nombra-a-ex-vicepresidente-de-monsanto-zar-de-alimentos/

Maíz en Pinar del Río

Resolución No. 37 de 2009. LICENCIA DE SEGURIDAD BIOLÓGICA

Resolucin No 37 del 2009.pdf

Fuertes debates sobre el maíz transgénico en Cuba

La Habana, 18 sep.- Preocupados por la liberación en los campos cubanos del maíz transgénico FR-Bt1, científicos y activistas no gubernamentales de la isla caribeña analizaron los peligros de este hecho, en un encuentro celebrado el pasado 16 de septiembre en el Centro Nacional de Seguridad Biológica (CNSB) de la capital de Cuba.
En la cita, coordinada por el ingeniero Fernando Rafael Funes Monzote, se visionaron una selección de videos tomados por el agrónomo Narciso Aguilera Marín, donde se constatan violaciones en el protocolo de liberación del maíz FR-Bt1 en campos de la provincia de Santi Spíritus, en el centro de la isla.
Según trascendió durante la reunión, en el espirituano Valle de Caonao, el Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB) desarrolla un proyecto experimental de siembra del FR Bt1 y ha llevado a cabo entrega de semillas a algunos agricultores de la zona.
Campesinos de la cooperativa Julio Tápanes, ubicada en esa provincia, desconocían buena parte de las recomendaciones para cultivar y consumir el mencionado maíz transgénico, según los materiales audiovisuales. De esta manera, se pone en riesgo todo el proceso de liberación, las personas involucradas y variedades de maíz natural, que tradicionalmente siembran los agricultores cubanos.
El paquete tecnológico del maíz transgénico exige procedimientos estrictos como distancias específicas de siembra, aplicaciones de herbicidas y plaguicidas, fertilización, riego, y rígidas medidas de control y protección de las personas y el ecosistema, según fuentes especializadas.
Pero expertos y activistas insistieron en que el proceso de liberación del maíz FR-Bt1 en cultivos de la isla caribeña no se ha realizado de manera clara. Además, escasas son las informaciones sobre el impacto en la salud humana de este transgénico y el riesgo de atentar contra la diversidad biológica.
Alfredo Abuín Landín, de la Universidad de Ciencias Médicas de Matanzas, solicitó al Programa Nacional de Biotecnología Agropecuaria en Cuba pruebas sobre la toxicidad de la proteína insecticida Cry, insertada en el genoma del maíz, y con potencialidad para interactuar con el sistema inmunológico humano.
La información del proceso de autorización no es pública; solo el resultado, dijo Juan Carlos Menéndez, director del CNSB, en respuesta al reclamo de evidencias de las pruebas realizadas.
No obstante, Menéndez certificó que el FR-Bt1 es apto para el consumo humano y animal. A modo de recordatorio, comentó que el boniato transgénico hace años se cultiva en la provincia central de Villa Clara.
Insistió, además, que la política cubana apoya la transgénesis. Sin embargo, Cuba firmó este año la Declaración de Cochabamba, la cual reniega categóricamente de la explotación de cultivos transgénicos.
El Estado cubano no prohíbe el uso e importación de transgénicos para cualquier destino, incluyendo la alimentación, así como de organismos vivos modificados biogenéticamente. Pero, tales actividades deben someterse a un riguroso proceso de evaluación de riesgo, según las leyes vigentes en el país.
El sistema regulatorio de bioseguridad cubano tiene como momentos trascendentales la firma del Decreto Ley 190, en 1999, y la entrada en vigor del Protocolo de Cartagena sobre Bioseguridad de la Biotecnología, en el 2003.
Lenia Arce Hernández, también del CNSB, llamó la atención en el hecho de que el Protocolo de Cartagena reconozca los beneficios de la biotecnología, pero se concentre sobre todo en los riesgos de esta para la vida en el planeta. Señaló varios aspectos necesarios para estos procesos que no se abordan en el mencionado Protocolo.
Cuba cumple aproximadamente el 85 por ciento de lineamientos establecidos por esa instancia internacional, en un sistema de seguridad biológica que se distingue por tener una visión interdisciplinaria única en el mundo.
Los participantes en el debate reclamaron a los expertos su participación en las consultas, parte esencial en el otorgamiento de licencias, y señalaron la carencia y retardo en la presentación de dictámenes y criterios especializados sobre el maíz transgénico.
Durante el encuentro fue entregado al CNSB un expediente que compila informaciones de utilidad, y se solicitó de manera informal una moratoria de la liberación de maíz transgénico en el país.
Tanto Ulises Fernández, director de la Oficina de Regulación Ambiental y Seguridad Nuclear, como el director del CNSB, se comprometieron en poner todas las inquietudes y pruebas presentadas en manos del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente.
La promoción, participación y educación ciudadana acerca de estos temas quedó como una meta a lograr en la sociedad cubana contemporánea. Otras iniciativas como la presentación legal de demandas y la realización de otro taller científico sobre el tema, fueron propuestas por varias personas del público.
El encuentro podría considerarse el primer espacio oficial abierto a las serias preocupaciones de un sector de la comunidad científica cubana sobre el maíz transgénico.
Con anterioridad, la Facultad de Biología de la UH y en la Fundación Antonio Núñez Jiménez de la Naturaleza y el Hombre también acogieron debates sobre el tema de gran impacto social y científico. Por primera vez, según la profesora Nilda Pérez Consuegra, de la Universidad Agraria de La Habana, un grupo de científicos cubanos se unen en contra de la aplicación de una tecnología (2010).

[Tomado del sitio VOCES: http://cubaalamano.net/voces/index.php?option=com_content&task=view&id=1128&Itemid=2]

¡Ojo! maíz transgénico en Cuba

La Habana, 10 sep.- El avance del maíz transgénico en la agricultura cubana, sin debates públicos sobre sus inconvenientes, preocupa a especialistas y activistas verdes, cuyas opiniones centraron el último número del boletín ecológico “El Guardabosques”.
Un artículo del agrónomo Narciso Aguilera Marín, publicado originalmente en la alternativa Rebelión , alertó sobre la extensión del maíz transgénico FR Bt1 entre los campesinos cubanos, hecho que pudo corroborar el experto durante una reciente visita a Sancti Spíritus.
“El transgénico FR Bt1 está corriendo de mano en mano sin control en campos cubanos”, dijo Aguilera, quien hizo llegar su trabajo a las redacciones de los periódicos cubanos y con alcance nacional Granma y Juventud Rebelde.
El FR Bt1 tiene la factura del Centro de Ingeniería Genética y Biotecnología (CIGB), y se produce en un área experimental ubicada en el Valle de Caonao de la mencionada provincia central.
Durante recorridos por cooperativas campesinas cercanas al Valle de Caonao, Aguilera descubrió siembras de esta planta tratada biotecnológicamente, mezcladas en ocasiones con variedades locales.
“Muchas comunidades en el mundo tratan desesperadamente de “desintoxicar” sus variedades ya contaminadas con transgénicos, (…) llueven las demandas a los gobiernos y autoridades para que se tomen medidas en tal sentido”, alertó.
Además, en su pesquisa vio como los agricultores procedían de diferentes maneras para manejar el transgénico y sus conocimientos en este sentido era escasos: algunos opinaron que sólo los animales lo podían consumir, otros que se empleaba como cualquier otro maíz.

“Es una verdadera lástima que se pongan en riesgo las variedades locales, que sin lugar a dudas le pueden garantizar al agricultor la seguridad de sus semillas y sus cosechas”, lamentó el experto, sobre el desplazamiento y daños que puede sufrir el prolífero y resistente a plagas “Maíz de 70 Días”.
Por su parte, Eduardo Freyre Roach propuso reunir los criterios de personas en diversas organizaciones como la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños y la Fundación “Antonio Núñez Jiménez” de la Naturaleza y el Hombre.
Sin el verdadero conocimiento de lo que sucede en los campos donde se sembró maíz transgénico resulta imposible llegar a soluciones, acotó. Hasta el momento, la información brindada por el CIGB “no permite evaluar ni cívica ni académicamente el estado de la cuestión”, dijo.
“No todo lo tecnológicamente posible, es ecológica y socialmente conveniente”, enfatizó Freyre, quien teme por la propagación del transgénico, ya que los campos de cultivo no permiten el control de un laboratorio.
A pesar de que los transgénicos han sido poco investigados, la activista ecológica Anne Petermann insistió en que provocan riesgos importantes para la salud humana. Estos “legitiman aún más el reclamo de una prohibición mundial de árboles producto de la ingeniería genética”, concluyó.
El editor de El Guardabosques llamó a “involucrar a muchos más actores que los que hasta ahora parecen estar tomando las riesgosas decisiones”, en la búsqueda de debate público sobre un tema sensible a todas y todos. “No es preciso ser experto en el tema, sino tener un mínimo de sensibilidad y responsabilidad”, instó (2010).

http://www.cubaalamano.net/voces/index.php?option=com_content&task=view&id=1120&Itemid=1